Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Pipas de girasol, un alimento para no desestimar

Pipas de girasol, un alimento para no desestimar

Las pipas de girasol como otros frutos secos, semillas o alimentos de origen vegetal no sólo son una opción nutritiva sino que también aportan beneficios de gran valor para nuestra salud.

Recuerdo cuando era pequeña solía ver compañeros que las consumían, y yo los copiaba, sólo que no sabía que estaba incorporando una gran cantidad de nutrientes: no sólo nos estábamos entreteniendo sino también sumábamos puntos para nuestra salud.

Lo cierto es que las pipas o semillas de girasol son ricas en la tan preciada vitamina E, uno de los antioxidantes y “amigos” del corazón más valiosos.

Así, la vitamina E, en presencia abundante en las pipas de girasol, es un potente antioxidante que no sólo protege los tejidos del organismo sino que también es beneficioso para el sistema circulatorio y el corazón.

Por otro lado, además de la vitamina E, las pipas de girasol son también buena fuente de otras nutrientes, como son el ácido fólico o vitamina B9 y el magnesio, también buenos para el sistema circulatorio.

Por todos estos y otros beneficios las semillas de girasol son consideradas un alimento cardiosaludable, y antienvejecimiento (por sus compuestos antioxidantes) por excelencia, ya que ayuda a retardar los efectos del paso del tiempo y los provocados en el organismo por la acción de los radicales libres.

Con respecto a las diversas formas en que se pueden encontrar las pipas de girasol, se puede decir que es preferible comprarlas y consumirlas en su versión natural, ya que conservan así su mayor cantidad de nutrientes y beneficios.

Sin embargo, la forma más común de encontrarlas es saladas, pero justamente por este motivo hagamos una salvedad: ten cuidado de que no sean demasiado saladas ni de abusar de ellas, sobre todo si tienes problemas con tu presión arterial para mantenerla en niveles normales, ya que un exceso de sodio podría terminar perjudicándote.

Vía Vitonica

Si te ha gustado compártela con tus amigos

Anímate y déjanos tu comentario