La mala alimentación también aumentaría el riego de sufrir depresión

dulcessLa alimentación es uno de los pilares fundamentales de nuestra vida, y como tal, no sólo nos da los nutrientes para “construir” nuestro cuerpo sino que también, y en consecuencia, puede influir en nuestra “cabeza”, en nuestra salud mental.

De acuerdo a una exhaustiva investigación británica, aquellas personas que comen más alimentos procesados, y menos verduras y frutas frescas, tienen mayor riesgo de sufrir de depresión. Hace solamente un mes un estudio español había concluido que la dieta mediterránea podría ser de gran utilidad para mantener este trastorno a raya.

Aunque las razones no están muy claras para los científicos, hay cada vez mayor evidencia para sostener que una dieta sana y equilibrada también es sinónimo de una mente sana y equilibrada.

Este último trabajo fue publicado en la revista especializada British Journal of Psychiatry, y encontró que los individuos que llevan adelante una dieta deficiente en cuanto a nutrientes, o dicho de modo más llano, se alimentan mal, tienen hasta un 58 por ciento más de riesgo de padecer depresión.

En el otro extremo, las personas “adeptas” a una dieta mediterránea estarían hasta un 26 por ciento más protegidas contra este tipo de enfermedad psicológica.

Este estudio británico demandó unos 5 años y se efectuó sobre más de 3.500 funcionarios de dicho país, de entre 35 y 55 años de edad, quienes fueron sometidos a cuidadosos análisis para evaluar su estado de salud y fueron consultados para conocer a fondo sus hábitos alimentarios.

De este modo, el grupo encabezado por Archan Singh-Manoux encontró que quiénes comían más fritos, dulces, carnes y otros productos grasosos y calóricos constituían el grupo más propenso a sufrir depresión, por el contrario, quiénes incluían todos los días más cantidad de frutas, hortalizas y pescados, estaban más protegidos y tenían un porcentaje menor de este riesgo.

Según destacaron los científicos, ésta ha sido una de las pocas experiencias en las caules se ha podido valorar el papel de la dieta en su totalidad sobre la depresión y el estado psicológico de las personas.

De acuerdo a las conclusiones de los expertos, sería posible que “el efecto tenga que ver con la sinergia que aporta todos los nutrientes mediterráneos al comerlos combinados”.

Otra posibilidad es que los alimentos calóricos produzcan un efecto inflamatorio que “además de influir en la salud cardiovascular, repercuta en ciertos circuitos neuronales”. Sean cuáles sean las reales causas, los investigadores abogan por que la población sea más conciente a la hora de comer y se incline por una dieta más saludable, de tipo mediterránea. “La alimentación debe considerarse una potencial diana en la prevención de los trastornos depresivos“, concluyeron.

Vía Elmundo.es

Compartir en Google Plus

Acerca de Carla de Oyarbide

Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido. Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios