Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
La importancia de la Vitamina E

La importancia de la Vitamina E

Foto de La importancia de la Vitamina E

La vitamina E destaca por su doble función, además de vitamina es también uno de los más potentes antioxidantes. Entre sus funciones sobresale la de proteger contra la oxidación de las células, en especial, las del sistema nervioso y cardiovascular.

Gracias a esta acción, de neutralizar los radicales libres que se generan durante el proceso de respiración y evitar esta oxidación tiene un papel preventivo clave en la aparición y desarrollo de enfermedades degenerativas, cardiovaculares o en el cáncer.

Un aporte adecuado de este nutriente, por complejos mecanismos metabólicos, reduce además la necesidad de vitamina A y favorece la acción anti oxidante de los beta carotenos y la vitamina C. Además, fortalece el sistema inmune.

La carencia de este nutriente, por el contrario, puede llevar a degeneración muscular, anemias o incluso trastornos neurológicos o en la reproducción.

En el caso de los hombres, la vitamina E también contribuye a una mejor calidad del semen y de los espermatozoides. De forma general, este potente antioxidante también es considerado de gran ayuda para mantener una piel sana y más joven.

Con respecto a las necesidades diarias mínimas de la vitamina E, se puede decir que en adultos ronda entre los 10 y 12 mg (su equivalente es de una diez cucharadas de aceite de oliva, dos de aceite de girasol o dos puñados -50 gramos- de almendras o avellanas).

Si bien su falta no es frecuente, y excepcional, estos casos se vinculan, como se dijo, con una destrucción de los glóbulos rojos, degeneración muscular, trastornos de la reproducción y problemas neurológicos debido a una mala conducción de los impulsos nerviosos.

Por ello, y para evitarlo, es necesario prestar atención y asegurarse el consumo de los siguientes alimentos: aceites de oliva de primera presión en frío, aceite de soja, vegetales de hoja verde y frutos secos, además de germen de trigo o su aceite como complemento de la dieta.

Vía ConsumerEroski

Anímate y déjanos tu comentario