Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Expertos recomiendan aumentar consumo de yodo antes, durante y después del embarazo

Expertos recomiendan aumentar consumo de yodo antes, durante y después del embarazo

Foto de Expertos recomiendan aumentar consumo de yodo antes, durante y después del embarazo

¿Estás pensando en tener un bebé? Pues bien, si ser mamá está en tus planes futuros, además de sumar más alimentos ricos en ácido fólico, también incluye otros que aumenten tu aporte de yodo. Así lo han recomendado recientemente un grupo de expertos españoles, miembros del Grupo Español de Yodo en el Embarazo y el Niño (sus siglas, GEYEN).

Puntualmente, se aconseja que se ingiera más de este mineral desde unos tres meses antes del embarazo (de aquí, que te será válido si lo planificas), durante toda la gestación e incluso extenderlo hasta el final de la lactancia.

Por otro lado, el grupo de especialistas también recordó sobre la importancia de otros dos nutrientes esenciales para esta etapa, el ácido fólico y la vitamina B12: se debería incrementar su consumo desde unos 90 días antes hasta “como mínimo” la semana 12 de gestación (es decir, el tercer mes de embarazo). Aunque, en el caso del yodo, como se dijo, debería acompañar durante todo el período hasta “el final de la lactancia”.

La advertencia de estos profesionales fue dada en el marco de un encuentro especializado realizado en Granada: “Jornada de Debate sobre la Prevención durante el Embarazo de las Deficiencias en el Recién Nacido causadas por Déficit Moderado de Yodo”, en el cual se dieron cita expertos en este campo médico para debatir, compartir opiniones y abordar a conclusiones.

Otro de los puntos acordados fue en desaconsejar el uso de antisépticos yodados en la mujer gestante o lactante: ya que su alto contenido puede llegar a ser “tóxico”.

En el supuesto caso de que una mamá no pueda dar el pecho a su bebé, por el motivo que sea, se recomendó acuda al uso de leches maternizadas “con el más elevado contenido de yodo” posible.

Finalmente, el grupo de expertos rechazó categóricamente la posibilidad de suplir la necesidad de yodo en el embarazo  través de la simple ingesta de  polivitamínicos, ya que éstos aportan “dosis menores a las obtenidas mediante la alimentación”.

La jornada terminó con “un llamamiento a favor de la información sobre este problema de salud pública“, al tiempo que se abogó “por campañas hacia instituciones, profesionales y hacia la población, con información actualizada y veraz” para que todos los ciudadanos conozcan la importancia de este mineral en esta época de la vida de una mujer.

Vía Diariodesalud.com

Anímate y déjanos tu comentario