Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Evitar contaminaciones alimentarias

Evitar contaminaciones alimentarias

Foto de Evitar contaminaciones alimentarias

La higiene y seguridad en la cocina son primordiales para asegurarse una alimentación saludable y evitar trastornos digestivos o intoxicaciones. A la hora de elegir, conservar, manipular y preparar los alimentos, será esencial la limpieza de los espacios y el tomar ciertos recaudos.

Compartamos en este post de Vitadelia algunos de los errores más frecuentes que se producen a la hora de manipular alimentos.

Uno de ellos consiste en descongelar los alimentos sobre la encimera (o mesada) a temperatura ambiente (menos aún en verano), ya que los microbios patógenos pueden multiplicarse más rápidamente a temperatura ambiente, debido a que están acostumbrados a desarrollarse en temperaturas cercanas a la corporal.

Si se descongela a temperatura ambiente se cumplen entonces las condiciones favorables para el desarrollo de los microorganismos (alimento+temperatura templada+tiempo) lo que, si bien en principio podría ser una pequeña contaminación incapaz de provocar un trastorno de origen alimentario, podría convertirse luego en un importante foco infeccioso.

Para descongelar de forma segura, entonces, se tendrá que realizar a temperatura controlada bajo refrigeración y consumirse en un plazo máximo de 24 horas. Además, recordar: un alimento descongelado nunca debe volverse a congelar.

Otro error común es el guardar en el refrigerador alimentos crudos y cocinados. Siempre habrá que tener cuidado de que no se toquen, ya que los primeros pueden contaminar a los segundos (lo que se conoce como contaminación cruzada). Lo correcto será entonces guardarlos por separado, incluso en el estante de la nevera, según sean cocidos o crudos. Los primeros deberán ubicarse en la parte alta del refrigerador para evitar que goteen otros ubicados en las partes inferiores.

Habrá que tener cuidado de no dejar poco cocidas carnes o preparaciones de huevo sin cuajar, ya que si no han sido cocinados a una temperatura adecuada (entre 65 y 70 ºC) no se han matado bien los microorganismos y, por ende, es un alimento potencialmente peligroso.

Atención también cuando se preparan tortillas: no utilizar para servirla el mismo plato que se empleó para darla vuelta, ya que quedarán restos de huevo sin cocer.

Tener especial cuidado con las superficies, los utensilios y platos, no utilizar los mismos, sin desinfección correcta previa, para la manipulación o preparación de alimentos crudos o/o cocidos.

Hay que prestar también atención con las mayonesas y preparaciones derivadas como ensaladas rusas, preparadas con antelación. Recordar que uno de los focos de microorganismos son los huevos crudos, de aquí que toda preparación con este ingrediente es considerada de elevado riesgo, por lo que habrá que extremar las medidas de higiene y reducir lo más posible el tiempo de espera desde su preparación al de su consumo.

Vía Consumer

Anímate y déjanos tu comentario