Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Diez reglas básicas para la higiene y preparación de los alimentos

Diez reglas básicas para la higiene y preparación de los alimentos

Diez reglas básicas para la higiene y preparación de los alimentos

En la preparación de los alimentos es esencial recordar la importancia de la higiene y de tener presente una serie de reglas básicas de salubridad alimentaria. Por ello, te propongo en Vitadelia recordar la serie de diez pautas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda para evitar cualquier inconveniente o intoxicación por medio de los alimentos.

1-Al momento de escoger los alimentos será necesario fijarse en su aspecto: asegurarse que se vea fresco, limpio y esté en buen estado general.

2-No olvidar lavar las frutas, verduras y hortalizas en agua clara con unas gotitas de lejía u otro producto desinfectante idóneo para este uso alimentario.

3-Nunca olvides consultar la fecha de caducidad de los productos envasados.

4-Siempre cuece bien, en tiempo y forma, los diversos alimentos.

5-Consúmelos inmediatamente después de haberlos cocinado, si no lo harás así por el motivo que sea o si te han quedado sobras, deberás guardarlos en un recipiente hermético, y en especial, en el refrigerador una vez haya tomado temperatura ambiente.

6-Aprende a recalentar correctamente los alimentos (mejor si lo haces en horno de microondas).

7-Presta mucha atención a que nunca entren en contacto los alimentos crudos con los cocidos.

8-Lava muy bien tus manos de manera regular cuando estés preparando tus alimentos. Así también, asegúrate de higienizar correctamente utensilios, recipientes y superficies. En este último sentido, recurre a sustancias desinfectantes acordes para el uso en cocinas.

9-Preserva los alimentos de cualquier insecto o animal que pueda trasmitir cualquier tipo de microorganismo dañino.

10-El agua de se emplea para la higiene o elaboración de los alimentos deberá ser siempre potable. En casos de que no se tenga acceso a ella, se deberá hervir previamente.

Finalmente, se hace un especial llamado de atención con respecto a las mayonesas caseras: habrán de consumirse de inmediato y no se podrán guardar, ya que al no tener conservantes pueden provocar intoxicación alimentaria, como la salmonella.

Vía ViviendoSanos

Si te ha gustado compártela con tus amigos

Anímate y déjanos tu comentario