Damasco: una fruta refrescante y nutritiva

 En el atractivo mundo de las frutas hay especies de todas formas, colores y sabores: el damasco o albaricoque es una de las más dulces y carnosas de hay, es parecido al durazno o melocotón, aunque un tanto más pequeño y blando, y es ideal para refrescarse y comer sano entre horas.

El damasco es rico en vitamina C, betacaroteno, hierro, potasio y magnesio. De aquí que se lo considere óptimo para casos de anemia y una alternativa válida para reforzar el sistema inmune, además, puede considerarse una fruta diurética.

Otras propiedades destacadas de esta fruta es que es buena antioxidante y es fuente saludable y nutritiva de energía.

Asimismo, contiene fibra y taninos, por lo que es aconsejable para problemas digestivos. Para casos de estreñimiento o cuando no se es regular con los intestinos, se recomienda el consumo de orejones de damascos.

Lo cierto es que es ésta una fruta muy sabrosa, jugosa e ideal para incorporar nutrientes a nuestra dieta. Se puede consumir fresca y madura, o como orejones –damascos secos-, así también puede encontrarse en forma de jaleas, mermeladas y jugos.

Fuente Vegetomanía

Compartir en Google Plus

Acerca de Carla de Oyarbide

Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido. Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios