Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Cómo germinar en casa

Cómo germinar en casa

Ya estuvimos en Vitadelia hablando de los germinados, pues bien, en esta ocasión, te contaremos qué elementos (muy fáciles de conseguir) necesitas para hacer tus propios germinados, con el método más sencillo y difundido, el del frasco:

-1 frasco de vidrio con boca ancha (y grande, con buena capacidad, aunque dependerá de la cantidad de semillas que se quieran germinar).

-1 trozo de lienzo o tela delgada (del tipo media de mujer es la mejor, o bien un tul), ya que deberá permitir tanto que se escurra el excedente de agua como la entrada de aire.

-una banda elástica.

-Agua, cantidad necesaria.

El procedimiento en sí es muy sencillo: en primer lugar, deberás remojar (activar) la semilla que hayas elegido para tus germinados, para ello deberás tomar unas tres cucharadas de semillas (aproximadamente), enjuagarlas bien con la ayuda de un colador primero, y colocar luego dentro del frasco. Una vez dentro, cubre con agua (tres veces su volumen), y coloca una tela delgada en su entrada para que no le entren insectos ni suciedad.

Deja en remojo, como mínimo, toda la noche, en un lugar seco y obscuro. El tiempo depende de lo que se esté activando: de 10 a 12 horas para la alfalfa, de 12 a 15 para las lentejas y soja.

Transcurrido ese tiempo, escurre el agua y enjuaga bien con agua tibia.

Luego, introduce los granos de nuevo en el frasco (que no supere el 1/4 de la capacidad del frasco), coloca el tul o trozo de tela en la boca, sujeta con la banda elástica y, con la ayuda de otro recipiente que sirva como base, colócalo sobre él, de modo tal que quede a unos 45 grados. Esto es necesario por dos motivos: uno, para que escurra el agua que pueda haber quedado, y segundo, para que haya circulación de agua.

Lleva tu frasco a un lugar cálido y fuera de la luz directa (una alacena es lo mejor), y deja allí. Dos o tres veces al día, remoja las semillas, siempre a través de la tela, de modo que luego puedas escurrir sin problemas el líquido.

Nota: unas 48 horas después de haber iniciado el remojo, las semillas ya estarán bien reblandecidas, por lo que si quieres cocerlas, estarán listas en mucho menos tiempo (y podrían ser no más de 10 minutos de hervor)-

Una vez los brotes ya tienen de 2 a 3 centímetros de largo, el siguiente y último paso sería exponerlos a la luz solar indirecta por unas 2 horas para que las hojitas formen clorofila, es decir, tomen un color más verde. Con esto se favorece el aumento de Vitamina C, además de que intensifican su sabor.

Anímate y déjanos tu comentario

  • Manix

    hola,no me quedó claro lo de ponerlo a 45 grados y sobre otro frasco,me lo pudieras explicar ? Gracias de antemano