Alergia al huevo

La alergia al huevo es bastante frecuente, en especial, en los más pequeños. Si bien no hay un “tratamiento” para esta condición, como en cualquier tipo de intolerancia alimentaria, la solución pasa por no consumir ese alimento en particular.

Una vez se cuente con el diagnóstico certero, se deberá concurrir a un nutricionista o especialista que guíe en qué se puede ingerir y qué no.

De todos modos, veamos en Vitadelia algunos lineamientos generales en caso de intolerancia al huevo, en especial, a sus proteínas.

Resulta que el huevo puede estar presente en cantidad de alimentos, incluso en ocasiones, “ocultos”, a través de las trazas o de clarificadores, por lo que habrá que estar muy atentos. Una buen forma de prevención será limitar en lo más posible el consumo de alimentos procesados.

Pues bien, el Ministerio de Sanidad, a través de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), detalla varios alimentos que se deberán evitar ante un cuadro de intolerancia al huevo, a saber: huevos y derivados; sopas, caldos o consomés clarificados con huevo; rebozados y empanados con huevo; pasteles, galletas, bollería y todo tipo de masas hechas con huevo.

Así también, caramelos, batidos y turrones; flanes, helados y cremas; margarinas y merengues; mayonesas y otras salsas y aderezos comerciales; pan rallado o pan horneado con clara de hueva; y embutidos o derivados cárnicos que también puedan contener huevo en alguna proporción.

Si bien cualquiera de los dos componentes de los huevos pueden causar alergia, la clara, al tener mayor contenido proteico, tiene una importancia causal mayor. En las claras hay al menos unas 24 proteínas diferentes, de las cuales la ovoalbúmina y el ovomucoide suelen ser las que mayores problemas traen.

Finalmente, vale recordar todos los “nombres” del huevo y sus proteínas, es decir, otras denominaciones que pueden leerse en las etiquetas y que refieren a ellas: albúmina, coagulante, emulsificante, globulina, lecitina, E-322, livetina, lisozima, ovoalbúmina, ovomucina, ovomucoide, ovovitelina, vitelina, y E-161b.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz