Alcohol: consecuencias no mortales de su consumo

Exceso de alcohol

No hace falta que repitamos, por milésima vez, que el alcohol es malo y que tiene consecuencias demasiado graves como para que abusemos de él. ¿O si hace falta? La bebida ha acabado con la vida de muchas personas y ha llevado a otras a hacer tonterías de las que se han arrepentido después. Es uno de los grandes problemas de la sociedad porque desgraciadamente hay personas que no entienden dónde se encuentran los límites. Y todo en exceso acaba siendo nocivo, hasta beber agua (aunque por otros motivos totalmente distintos, lógicamente). Hoy queremos echar un vistazo a estas consecuencias que produce el alcohol, pero solo a las no mortales, para que podáis ser un poco más conscientes acerca de lo que puede estar suponiendo para vuestro organismo la dependencia a la bebida.

En especial queríamos hacer hincapié sobre ello debido a que, como seguro que habéis oído en la televisión, el alcoholismo es un problema cada vez más presente en jóvenes. Y teniendo en cuenta que los jóvenes son el futuro de la sociedad, nos preocupamos enormemente por lo que ocurrirá el día de mañana como todos ellos se encuentren afectados por los efectos del alcohol.

Alcohol en el día a día

Hoy, como decíamos, nos vamos a concentrar en los problemas no mortales que produce el alcohol, porque suele ser a lo que se presta menos atención. Nos fijamos en síntomas y consecuencias mundanas que quizá no parecen tan malas, pero que seguro que a quienes beben demasiado más de una vez les han puesto en un apuro. Y eso nos lleva a los problemas digestivos. ¿Sabíais que el exceso en el consumo de alcohol puede llevar a problemas en el sistema digestivo que produzcan diarrea de forma habitual? ¿De verdad queréis necesitar ir al baño sin previo aviso en cualquier momento? Imaginad si os pasa en un sitio público o si estáis en un lugar donde no haya forma humana de ir al baño. Y de eso, sería culpa el alcoholismo.

Hay quienes (locos que creen a pies juntillas lo que leen en Yahoo Respuestas) piensan que el alcohol es un afrodisíaco y que les puede dar el vigor varonil que necesitan para las grandes ocasiones. ¿Pero sabéis qué os decimos? Que es todo lo contrario. El alcohol se lista como una de las razones de disfunción eréctil, así que nosotros nos lo pensaríamos mucho antes de seguir dándole a la botella en aquellos momentos en los que necesitamos un impulso sexual.

Alcohol en cerveza

Consecuencias muy reales

Puedes tomarte a broma si durante una borrachera has sufrido alguno de estos efectos, pero estarás exponiendo tu salud a problemas futuros más peligrosos. Por ejemplo, apagones en la memoria. Es frecuente que un exceso de alcohol pueda derivar en que pierdas el recuerdo de varias horas de tu vida. ¿Qué hiciste durante ese tiempo? Quizá algo que te deba preocupar y con lo cual sea más complicado vivir a partir de ese momento. Por no mencionar que el alcohol puede producir sensaciones extrañas en el cuerpo, alucinaciones y problemas de coordinación. Avisamos que algunos de estos efectos se sufren no solo cuando hemos ingerido un exceso de alcohol, sino también cuando nos encontramos en el duro proceso para limpiarnos y dejar de depender de él. En especial las alucinaciones son frecuentes en ambos casos y tenemos que aprender a lidiar con ellas, así como a tener el apoyo de alguna persona que nos pueda ayudar.

La bebida también puede derivar en problemas dentales, siendo habitual que se produzca la caída de algún diente debido a ello. Y en esta misma línea nos podemos encontrar sufriendo problemas nutricionales que harán más complicado nuestro día a día. El alcohol supone un factor agresivo para el organismo y cuanto más lo sometamos a él más difícil resultará avanzar y mejorar.

¿Has pensado en tu descendencia?

Y queríamos acabar con dos efectos que produce el consumo de bebida y que son como para pensárselo dos veces. El primero es que beber demasiado puede llevar a que perdamos la fertilidad. Si éramos fértiles en el pasado es probable que de abusar del alcohol hayamos perdido esta facultad y no podamos tener hijos en el futuro. El segundo está relacionado con la mujer, dado que si bebe en el embarazo puede provocar defectos que perseguirán al niño de por vida. ¿Y de verdad nos vamos a arriesgar a que nuestro hijo sufra algún problema solo por beber? Aunque suene duro, es mejor no tener hijos si sabemos que no vamos a poder abandonar el consumo de alcohol durante el embarazo. Por no decir que a ningún niño le gusta crecer en un ambiente en el cual su madre, su padre o ambos son dependientes de algo tan nocivo como es el alcohol.

Como podéis ver, para hablar del alcohol no solo hay que concentrarse en sus consecuencias mortales. Es posible que las evitemos, pero que aún así suframos muchas consecuencias que harán nuestra vida peor en muchos sentidos. Hacedlo por nosotros, la próxima vez que sintáis que necesitáis alcohol, tomaros un refresco en su lugar.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz