Alcalinizar el organismo, una de las claves de la buena salud

Buena salud es sinónimo de un organismo alcalino, o en equilibrio con su pH interno. Desde hace tiempo que se está haciendo hincapié en esta realidad, muchas veces ignorada u obviada: una de las claves fundamentales de la salud está en el pH de la sangre, el índice que mide su acidez o alcalinidad en una escala de 0 a 14.

El nivel idóneo del pH es de 7,4, casi en el medio de la escala. Pero lo cierto es que hoy en día, con los hábitos de vida modernos, la mayoría de la gente tiene un organismo ligeramente ácido: la mala alimentación, el exceso de productos de origen animal, el estrés y la contaminación ambiental, entre otros factores.

Ante este desequilibrio, el organismo reacciona para niveles su pH: toma los nutrientes que necesita del resto de órganos vitales para compensar el desequilibro, lo que tiene también sus consecuencias negativas, desde cansancio y dolor de cabeza, hasta problemas digestivos y desmineralización de uñas, huesos y cabello.

Enrique González, director técnico de Bioenergía Humana y nutricionista terapéutico, comentó al respecto que “la sangre es el director“. Explicó que las oscilaciones del pH de la sangre son casi nulas (+/- 0,04), y por lo tanto no se suele medir, sino que se mide en otros líquidos del cuerpo “como la saliva y la orina“, si están “ácidos es que están cediendo a la sangre, y si están alcalinos no“.

Por todo esto, es esencial tener conciencia y cuidar nuestro cuerpo, para que su pH esté en equilibrio, se mantenga ligeramennte alcalino -con el pH de la sangre por encima de 7-, de este modo estaremos previniendo muchas enfermedades, incluido el cáncer.

Por el contrario, un cuerpo ácido es un cuerpo enfermo o vulnerable ante la enfermedad, ya que la sangre, las células y los órganos vitales viven en un ambiente hostil y están en peligro. “Tenemos que trabajar para que nuestro cuerpo esté alcalino y no ácido“, fue categórico Enrique González.

Pues bien, veamos cuatro claves para mantener el organismo alcalino y, por ende, saludable: en cuanto a la dieta, esencial será consumir más alimentos alcalinizantes -ricos en potasio, magnesio y/o calcio– para que el cuerpo no tenga que sufrir robando minerales para alcalinizar la sangre.

La mayoría de frutas y verduras, en especial, las paltas o aguacate, pepinos, pimientos, jengibre, almendras crudas, brócoli, entre otros, son alcalinizantes. Por el contrario, las carnes rojas, lácteos o bebidas alcohólicas, café o harinas y azúcar refinados, son de los más acidificantes.

Otro de los puntos a tener en cuenta es el ejercicio físico: un cuerpo sedentario también es un cuerpo más susceptible a sufrir enfermedades, sus funciones son realizadas con más lentitud. Se trata de “mantener el cuerpo vivo” y nivelar su pH también a través de la actividad física y la oxigenación del organismo.

Se aconseja realizar deporte o actividad física según la edad y el nivel de preparación de cada uno, de este modo, se activa el metabolismo, se eliminan toxinas y se ayuda al organismo a funcionar bien.

La correcta hidratación y llevar adelante una vida lo más relajada posible son otros de los pilares para un organismo alcalino y más saludable. Hidratarse y optar por hierbas u opciones desintoxicantes será de gran utilidad, así como buscar el bienestar y equilibrio emocional y psíquico.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz