Agua para las distintas etapas de la vida

Para los niños

Se recomienda utilizar agua mineral natural para los más pequeños, que deberán ingerir al menos 0,6 litros por día durante el primer año de vida, y de 1,8 a 2,6 litros diarios hasta la adolescencia.

Se debería inculcar hábitos de vida saludables -que incluyan una óptima hidratación- desde sus primeros años de vida. El agua debe formar parte de sus alimentos, de forma natural, como ser incorporada sola, tanto fuera como dentro de las comidas.

Para la mujer

Durante el embarazo, el agua mineral natural también cuenta con su rol fundamental, ya que favorece un adecuado desarrollo del bebé en formación, y así también, durante la lactancia, momento en que la madre requiere de líquidos para asegurar la cantidad y calidad de leche materna necesaria.

Durante la etapa adulta y, especialmente, durante la menopausia, la ingesta de agua es esencial para una buena salud, y para reducir los efectos del envejecimiento de la piel y mantener la salud ósea, así como un adecuado peso corporal.

Beber agua mineral, por caso, ricas en selenio, ayuda a potenciar los niveles de antioxidantes naturales en el organismo, y reducir los efectos dañinos sobre la piel. Otros nutrientes que se aconseja incorporar y/o potenciar durante la menopausia incluyen el flúor, el calcio, el fósforo y el magnesio.

Para los adultos

El agua mineral ayuda a mantener purificado y en buen estado el organismo, a controlar la presión arterial alta. Las aguas ricas en calcio, magnesio y sulfatos son recomendables para prevenir trastornos cardiovasculares, ya que actúan sobre el metabolismo de las lipoproteínas, lo que reduce el riesgo de coagulación sanguínea y de enfermedad cardíaca mortal.

En caso de diabetes, se recomienda más bien el consumo de aguas bicarbonatadas, por producir una respuesta glucémica menor.

Para los mayores

La hidratación correcta es en esta etapa de la vida esencial. Sucede además que durante la tercera edad se produce una reducción de la percepción de la sed al tiempo que se requiere de un aporte extraordinario de agua. En este sentido, conviene insistir en la necesidad de que beban, aunque no tengan sed y que realicen la ingesta de agua de forma gradual a lo largo del día.

Vía 20minutos

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz