Agua embotellada: beneficios y éxito del producto

Beber agua embotellada

Existe un eterno debate sobre si el agua embotellada es beneficiosa o no para nuestro organismo y si deberíamos fomentarla por delante del agua que podemos conseguir gratis en el grifo. El tema ha sido protagonista de largas tertulias donde solo se han sacado ideas que suenan bien desde ambos lados. Y lo cierto es que hay motivos por los que apoyar este tipo de producto, así como factores que nos llevan a no recomendarlo (sobre todo en términos ecológicos). No obstante, a la vista de que parece que este tipo de agua sigue su expansión meteórica hacia el éxito absoluto, al menos en Estados Unidos, creemos conveniente repasar hoy los beneficios de su consumo. Quizá en el futuro hablemos largo y tendido del punto de vista contrario, para que veáis que no nos posicionamos a uno de los lados y que vemos el asunto de una manera neutra.

Agua embotellada para todo tipo de personas

Seguro que os han repetido a lo largo de la vida que las personas necesitamos una gran cantidad de litros de agua al día. Parte de este agua la obtenemos de los alimentos que nos comemos, lo cual facilita mucho las cosas. La otra parte debe venir del agua que ingerimos por nuestra cuenta bebiéndola. Por eso beber agua es sano y muy necesario, siendo bueno que siempre tengamos a nuestro lado una botella y que vayamos vaciándola a lo largo del día. El motivo por el cual esta botella debería ser de agua mineral se encuentra en varios aspectos. Uno de ellos es que el agua en botella es muy sana, dado que procede de los manantiales naturales que hay en las montañas y en otros lugares desde donde se captura y se almacena.

Aunque el producto está envasado y posiblemente lleve un tiempo guardado, los procesos de trabajo que se siguen están dirigidos a garantizar que la esencia natural del agua se mantiene en todo momento. Es decir, no se utilizan compuestos que estén enfocados a cambiar la naturaleza del agua o a influir en sus propiedades saludables. Es agua muy pura y beneficiosa, aunque como siempre puede haber excepciones una de las mejores recomendaciones es que revisemos las etiquetas para ver si la composición ha sufrido algún tipo de modificación en el proceso.

Lo que encontraremos en el buen agua vendido en botella es una fuente rica en minerales que se han obtenido gracias al tiempo que el agua ha estado almacenada bajo tierra, sin tener interacción con agentes contaminantes. Al mismo tiempo, el agua mineral también nos aporta un sabor neutro que hace más agradable su consumo, especialmente si vivimos en una ciudad donde el agua natural del grifo tenga demasiado sabor o sea muy impura.

Beneficios del agua embotellada

La opción más eficaz

Entre las distintas posibilidades que hay para cubrir la ingesta de agua diaria que necesitamos el agua en botella es la que siempre funciona y en la cual se puede confiar pase lo que pase. El agua del grifo, como decimos, se puede tomar dependiendo del lugar donde vivamos. En algunas partes del mundo está tan contaminada y llena de componentes nocivos que incluso pasándola antes por un filtro tendremos problemas para consumirla. Con el agua que se vende en las tiendas todo se simplifica, puesto que sabemos que la podemos beber sin miedo y su formato de venta es muy conveniente, facilitando que podamos beberla sea cual sea la situación. Además, no solo se vende en botella, sino también en grandes garrafas que aumentan la comodidad y la eficiencia en cuanto al precio que pagamos por ella. Esta facilidad hace que, sin tener en cuenta otros factores, el agua mineral sea el formato líder. Por no olvidar que también se vende, en algunos casos, con toques de sabor, para que aquellas personas que no beben agua se intenten forzar a hacerlo así.

Una bebida en constante expansión

El mundo está dándose cuenta de la importancia de apostar por la compra de agua en este formato e incluso una sociedad como la norteamericana, que siempre ha sido dada a consumir más refrescos que agua, ha aumentado la venta de este producto. Según las últimas estadísticas, los americanos terminarán el año 2016 habiendo bebido 102 botellas de agua mineral y solo 98 litros de refrescos. Esto significará que por primera vez en la historia de la sociedad estadounidense cambiará la bebida más consumida, puesto que el agua mineral por fin se alzará con la primera posición por delante de las bebidas carbonatadas que siempre han sido más populares.

Esto ha llevado a que las empresas productoras de agua en este formato aumenten las ventas y que se encuentren en uno de los momentos de mayor potencial para el sector. Al mismo tiempo también se buscan nuevas formas de lograr que el aumento en la venta de agua embotellada no se transforme en un problema a largo plazo para el medio ambiente, puesto que hoy por hoy no es precisamente un producto ecológico (las botellas se reciclan, pero no es suficiente aporte para compensar).

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz