Agua alcalina, beneficios de su consumo

beber agua alcalina

¿Os gustan las tendencias? En ese caso seguro que habéis oído hablar del agua alcalina. Se está comentando mucho en blogs, canales de YouTube y perfiles de Instagram. Es lo que manda ahora mismo en las conversaciones sociales de quienes se encuentran a la moda. ¿Pero qué es el agua alcalina exactamente? Se trata de un tipo de agua que podemos encontrar actualmente embotellada en las tiendas de más glamour y que se caracteriza por el aspecto de tener un valor de PH más alto del que aporta el agua que consumimos directamente del grifo.

Agua alcalina, ¿qué es lo que hace?

Hablemos claro antes de comenzar con el tema. ¿Qué hace el agua alcalina que nos deba interesar tanto y que pueda llevarnos a la conclusión de si funciona o no funciona? Sus propiedades, según comentan quienes la consumen de forma ciega, son notables. Gracias a este tipo de agua vamos a frenar el envejecimiento, también eliminaremos parte de esa grasa corporal que tan difícil resulta de reducir y evitaremos enfermedades, como la osteoporosis. Por si esto fuera poco, el reflujo gastroesofágico, que molesta a una gran cantidad de personas, se reduce de manera considerable debido a que se reduce la acidez que tenemos en nuestro interior. De una u otra manera, por uno de los beneficios o por todos juntos, acabamos llegando a disfrutar de una mejor salud. Y eso es lo que todos buscamos a fin de cuentas ¿verdad?

¿En qué se diferencia del agua normal?

Como decíamos antes, el PH es el factor clave que diferencia el agua normal del agua alcalina. La escala de PH con la que trabajan los especialistas que calibran la calidad de este líquido comienza en un valor de cero y puede aumentar hasta un total de catorce. El agua que bebemos en nuestra casa, aunque puede variar dependiendo de la ciudad y de las condiciones, se encuentra en una media de unos siete puntos. Como decimos, este resultado es variable teniendo en base muchos elementos y factores que juegan un papel clave, pero es bastante preciso. A lo que accedemos cuando consumimos agua alcalina es a una bebida que tiene un valor que se suele establecer entre una media de ocho y nueve puntos, pero que puede llegar incluso más allá dependiendo de cada versión.

Como el PH es muy importante en el organismo sí es cierto que si bebemos un agua natural que sea más rica en PH estaremos proporcionando a nuestro interior un mayor apoyo. ¿Pero compensa el gasto que debemos hacer o no influye tanto como podríamos pensar? Ahí se encuentra una de las grandes dudas y al final todo acaba dependiendo de un factor fundamental: a qué queremos dedicar los recursos económicos de los que disponemos. ¿Es conveniente que invirtamos en un agua con mejor PH y que descuidemos otros aspectos de nuestra salud que requerirían más atención? Hay que pensárselo todo mucho.

beneficios del agua

Sus beneficios reales

Hablando claro y en base a las investigaciones científicas que se han hecho de este tipo de agua sí que hay una serie de conclusiones a las que podemos llegar. Por un lado, muchas personas sufren el reflujo después de las comidas y cualquier cosa que se nos ocurra para combatirlo es bienvenida. El agua alcalina ayuda porque realiza un trabajo que se parece bastante, aunque a menor escala, al de los antiácidos tan utilizados. La función del agua en este sentido se encuentra concentrada en el bloqueo que se realiza de la enzima pepsina. Al bloquearla estamos reduciendo el reflujo y evitando unos momentos muy desagradables y molestos después de las comidas.

Sobre cómo afecta este agua a la osteoporosis hay distintas teorías que dicen que es algo totalmente cierto, pero de momento solo tenemos constancia de un estudio que lo haya podido demostrar. Lo puso a prueba con un grupo de mujeres y sí se confirmó que este agua beneficiaba a que la osteoporosis no tuviera presencia. Aún así, aún hay un largo camino que recorrer para que esto pueda ser tenido en cuenta como un factor definitorio a la hora de valorar el consumo del agua.

Si vuestra elección se basa en la forma en la cual vais a eliminar grasa del cuerpo os diremos que sí, que beneficia en el proceso. No es que vayáis a evitar ir al gimnasio, pero echa una mano. Lo que hacemos al beber agua alcalina es prescindir de la presencia de células grasas que se utilizan en el organismo como forma de combatir a los ácidos. El cuerpo necesita una gran cantidad de estas células de forma obligatoria, como si estuviera sometido a su uso de manera inevitable. Pero al beber este agua suplimos ese trabajo, así que no necesitamos esa mayor cantidad de células. No es un recurso definitivo, pero entre las distintas ventajas de las que podéis aprovecharos haciendo dieta el uso de este agua alcalina puede ser muy positivo.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz