La afonía, su origen y causas

Afonía en tratamiento

¿Cuántas veces hemos oído la típica frase “ayer grité mucho y me he quedado afónico”? o esos consejos que todas las madres y abuelas dicen cuando el tiempo está especialmente frío del tipo de “tápate la garganta o tendrás afonía”. Espera, ¿es por culpa del frío o de los gritos? ¿por qué se produce la afonía? Si eres de esas personas que viven con la duda del origen de la afonía y sus causas, toma nota porque también daremos algunos trucos para evitarla. Al fin y al cabo, una de las peores cosas no es la afonía en sí misma, sino forzar la voz para hacerte entender.

¿Qué es la afonía?

La forma simple de definir la afonía es la pérdida total o parcial de la voz por un periodo de tiempo. Esto es debido al uso excesivo de las cuerdas vocales o hacer un sobreesfuerzo como puede ser gritar o hablar con un tono elevado durante un largo periodo de tiempo. Es por eso que es común ver cómo actores o cantantes evitan hablar el día previo a cada actuación por miedo de perder la voz durante su espectáculo. Pero la afonía no siempre se produce debido a causas naturales por un mal uso de nuestras cuerdas vocales, también puede surgir de forma psicológica. No es extraño escuchar que alguien, tras recibir una noticia o presenciar una escena, queda afónica por culpa del shock. No obstante, no hace falta ser testigo de cosas negativas para padecer esta pérdida de voz, el estrés también puede ser un factor importante para padecer afonía psicológica.

Síntomas

Muchas personas no reconocen los síntomas previos a la afonía y por eso la confunden con un simple resfriado. Esto hace que esos síntomas tan evidentes de esta dolencia pasen desapercibidos hasta que no se puede tener otra solución que guardar reposo y tomar cosas calientes. Algunos de sus síntomas previos son:

  • Resecamiento de garganta
  • Dolor sordo y en aumento al hablar
  • Boca reseca
  • Necesidad de hidratarse seguido para poder hablar sin sentir dolor
  • Pérdida de voz al acabar las oraciones
  • Tos seca y constante

Una vez que padecemos afonía, sus síntomas varían notoriamente a los siguientes:

  • Pérdida parcial o total de la voz
  • Dificultad para hablar con un tono normal de voz
  • Necesidad de hablar entre susurros
  • Voz ronca
  • Dolor de garganta

Causas de la afonía

Mal uso de la voz

Es típico que tras un buen rato hablando con un tono más elevado de lo normal empiecen a aparecer síntomas como picor de garganta, tos, resecamiento y necesidad de beber agua. Si no se hace caso a esos síntomas y se ignora las señales que envía el cuerpo, seguramente lo único que se conseguirá es que al cabo de unas horas empiece a fallar la voz para, finalmente, al acabar el día o jornada la voz desaparezca de forma parcial o por completo. Por eso es importante cuidar la voz y, a los primeros síntomas, hidratarse como es debido.

Afonía en jóvenes

Problemas psicológicos

Cuando una persona sufre un shock muy fuerte es normal que busque mecanismos de defensa. Ya sea por presenciar una escena a la que es especialmente muy sensible o tener noticias malas como por ejemplo una muerte súbita de alguien querido. El cuerpo siempre buscará una forma de bloquear lo que le hace daño emocionalmente. Y una de esas maneras puede ser la pérdida total de la voz, sin necesidad de que aparezcan síntomas previos o aparición de dolor físico. En este caso, es importante ponerse en manos de un especialista para que acompañe, guíe y ayude al paciente a recuperar la voz de forma natural y sin forzarlo.

Enfermedades en la zona de la garganta

Cuando la afonía aparece de la nada sin síntomas previos, o los que habían eran mínimos, y no desaparece tras unos días, entonces es hora de ir al médico y que haga las pruebas pertinentes. En este caso no importa el uso que le demos a la voz, sino la zona afectada. Una de las causas puede ser problemas en las cuerdas vocales, las cuales se ven afectadas hasta tal punto que es necesaria una operación. Otro problema muy común de afonía en estos casos es el cáncer de laringe o pulmón. Esto se produce debido a que las células cancerígenas pueden afectar al nervio que utiliza el cuerpo para poder emitir sonidos creando así la afonía parcial o completa.

¿Cuándo ir al médico por la afonía?

Primero hay que identificar la raíz de la pérdida de voz. Como es evidente, si las cuerdas vocales han estado sometidas a un sobreesfuerzo es evidente que lo único que hay que hacer es guardar reposo y tomar bebidas calientes. En cambio sí tras una semana sigue presente, entonces el problema puede ser más grave de lo esperado. Es en ese momento que es importante ir a un especialista para que explique las causas de la afonía y consejos para solucionarla.

Foto: COM SALUD Agencia de comunicación

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz