Advertencia con respecto al consumo de bebidas endulzadas artificialmente

refresco

En muchísimas bebidas y alimentos dulces se ha reemplazado desde hace unos años, y de forma masiva, el azúcar por los edulcorantes artificiales porque, en teoría, son más sanos. Pero, en definitiva, esto ha resultado no ser tan cierto, aún más, según ha demostrado la ciencia, pueden llegar a ser incluso nocivos para la salud.

Un reciente estudio realizado por la Universidad de Purdue, en Indiana, Estados Unidos, ha corroborado este impacto negativo de los edulcorantes sobre la salud, incluso de aquellos que no aportan calorías.

La autora principal del trabajo, Susan E. Swithers, comentó que, el contrario de lo que muchos piensan, los productos artificialmente edulcorados no son tan saludables, ya que puede traer sus consecuencias indeseadas.

Muchas personas que problemas en su peso, se inclinan a elegir estas opciones dietéticas por contener menos o nulas calorías, pero se ha demostrado “que el consumo de bebidas endulzadas artificialmente también se asocia con la obesidad, la diabetes de tipo 2 y el síndrome metabólico, así como las enfermedades cardiovasculares“.

Tan sólo una de estas bebidas al día es suficiente para aumentar significativamente el riesgo de problemas de salud“. Se explicó que las personas que consumen de forma regular edulcorantes artificiales muestran patrones de activación alterados en los centros de placer del cerebro en respuesta al sabor dulce, lo que sugiere a su vez que estos productos no pueden satisfacer el deseo por los dulces.

Ya existía evidencia similar surgida de pruebas en laboratorio, por lo que los expertos alertan cada vez  más sobre el peligro que puede significar el consumo de este tipo de productos, y mucho más si se hace de forma habitual.

Tomados en conjunto, los resultados sugieren que los edulcorantes artificiales aumentan el riesgo de problemas de salud en un nivel parejo al del azúcar.

Estos estudios sugieren que animar a la gente a beber refrescos de dieta podría ser contraproducente como un mensaje de salud pública. Así que el actual mensaje de salud pública de limitar la ingesta de azúcares tiene que ser ampliado a reducir el consumo de todos los edulcorantes y no sólo los azúcares“, concluyó la investigadora.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz