Actividad física y una mejor salud: un binomio insoslayable

6 ejercicios simples para realizar en el agua 1

Como advertencia en esta jornada en la que se celebra el Día Mundial de la Actividad Física recordaremos cuáles son los mayores riesgos de llevar una vida sedentaria. La Organización de la Salud atribuye a la inactividad física cerca del 6 por ciento de todas las muertes, y la ubica como cuarto factor de riesgo en la tasa de mortalidad mundial.

Se estima además que el sedentarismo es la principal causa de entre el 21 y el 25 por ciento de los cánceres de mama y de colon, del 27 por ciento de las diabetes mellitus y del 30 por ciento de la carga de cardiopatía isquémica en todo el mundo.

En fechas recientes, un estudio publicado en American Journal of Clinical Nutrition concretaba que llevar una vida sedentaria provoca el doble de fallecimientos prematuros (antes de los 70 años) que la obesidad.

En este mismo artículo se daba además la fórmula de cómo revertir esta situación: con solo 20 minutos al día de caminata ligera se lograría reducir el riesgo de muerte prematura entre un 16 y un 30 por ciento. Esta variación en la rutina diaria favorecería más a quienes, siendo inactivos, se mantienen en un peso normal, aunque también sería ventajoso para quienes sufren sobrepeso.

Alimentación, actividad física y salud

Para la OMS, la dieta saludable y la actividad física suficiente y regular son las claves para promover y proteger la salud durante toda la vida. Y, por el contrario, seguir una dieta poco o nada saludable y el sedentarismo son los principales factores de riesgo de hipertensión, hiperglucemia, hiperlipidemia, sobrepeso y obesidad, que llevan a desarrollar enfermedades crónicas, como la diabetes, el cáncer o las enfermedades cardiovasculares.

Para reducir la carga de morbilidad y mortalidad asociada, en mayo de 2004, esta organización adoptó la Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud, que persigue cuatro objetivos:

1. Reducir los factores de riesgo de enfermedades crónicas asociados a la dieta y a la inactividad con medidas de salud pública.

2. Aumentar la concienciación y los conocimientos sobre la influencia de la dieta y de la actividad física en la salud y de la efectividad de las medidas preventivas.

3. Instaurar y reforzar políticas y planes de acción mundiales, regionales y nacionales para mejorar las dietas y aumentar la actividad física, de manera sostenible, con la participación de todos los sectores.

4. Revisar los datos científicos y fomentar la investigación sobre la dieta y la actividad física.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz