Acné, estudios confirman que no es tan malo

Acné en chica

¿Te puedes creer que el acné rejuvenece y que no es tan malo en realidad? ¿cómo puede ser eso y de dónde hemos obtenido ese tipo de información? Nos lo cuenta un nuevo estudio aparecido en el Journal of Investigative Dermatology, donde llegan a una serie de conclusiones muy interesantes y con las que, si lo pensáis un poco, es posible que no tengáis ningún inconveniente en coincidir. Os lo vamos a contar todo en este artículo y ya veréis qué interesante resultan sus descubrimientos.

Acné, al final no es malo

Quien diga que pasar la adolescencia con acné es sencillo es que no lo ha vivido. Eso lo sabemos bien. Y no solo la adolescencia, puesto que este problema se suele mantener a largo plazo en algunas personas e incluso hay personas que lo comienzan a sufrir una vez han alcanzado una edad adulta. Pero por suerte, los resultados del estudio al menos nos aportan un poco de tranquilidad al ver que todo el sufrimiento tiene una pequeña gran recompensa, dado que a largo plazo lo agradeceremos (atrás quedarán las burlas y los malos ratos del instituto).

La conclusión a la que llega el estudio es que quienes tienen acné cuando son jóvenes consiguen mantenerse con un aspecto joven durante mucho más tiempo. Sin operaciones, sin procesos complicados, simplemente es algo que ocurre de manera natural. Los síntomas clásicos del envejecimiento tardan mucho más en aparecer que en el resto de personas y es algo que se aplica atodas las partes del cuerpo. Aunque solo hayamos tenido acné facial, el aspecto joven lo aplicaremos también a la espalda, las piernas y cualquier otra zona de nuestra piel.

¿Por qué ocurre?

Varias investigaciones previas habían llegado a la misma conclusión con anterioridad a la vista de varios casos concretos, pero los científicos no sabían cuál era el motivo por el que ocurría esto. El nuevo estudio, sin embargo, sí ha dado con la respuesta. El motivo se encuentra en los telómeros que tenemos todas las personas en las células blancas de la sangre que se ocupan de trabajan como protectores de los cromosomas. Lo que ocurre es que los telómeros se hacen más grandes y fuertes al haber estado en desarrollo en la lucha contra el acné, manteniéndose de esta manera a largo plazo aún cuando ya han conseguido derrotar este tipo de problema. En las personas que no se ha producido el acné infantil los telómeros tienen un tamaño y fuerza normales, lo que implica que no están tan preparados para enfrentarse a los efectos del envejecimiento.

acné infantil

Esta información la ha obtenido bajo estudio el equipo de especialistas del King’s College de Londres, donde el doctor Simone Ribero afirma que es algo totalmente en contra de lo que se pensaba, pero que termina por dar sentido a todos los descubrimientos previos. Las células que han luchado contra el acné están mucho mejor preparadas, no se rompen y no mueren con tanta facilidad. Es como si un ejército de soldados hubiera practicado y entrenado luchando contra distintos pequeños ejércitos en sus inicios y luego estuviera más preparado que los demás para participar en el enfrentamiento final. Esa experiencia y entrenamiento le da a las células la posibilidad de convertirse en un elemento clave en la lucha contra el paso de los años.

Una buena noticia

Los expertos en dermatología coinciden en que esta es una buena noticia tanto para quienes han sufrido el acné en su infancia como para los que lo están sufriendo. El baremo de tiempo que se ajusta a este tipo de fenómeno y mejora de las células incluye las personas que han tenido acné infantil (la adolescencia) y aquellas que lo han sufrido sobre los 20 años. Nadie les ayudará a recuperar esos malos días que seguro que tuvieron cuando las demás personas les miraban mal o con las burlas de sus compañeros de clase, pero al menos pueden pensar eso de “quien ríe último, ríe mejor”. Así mismo, también es un alivio para las personas que sufriendo acné se desesperan al ver que ningún producto les ayuda del todo a que desaparezca.

Ahora vemos que este problema de piel no es algo que haya que eliminar desde el primer día y a lo cual debamos temer, puesto que una vez lo superamos, y siempre lo superamos, tendremos la garantía de que seremos jóvenes durante más tiempo. Lógicamente, luego habrá muchos aspectos a tener en cuenta, porque podremos envejecer mal si damos demasiado trabajo a esas células de las que hemos hablado, pero por lo pronto tendremos una ventaja respecto a las demás personas que tendremos que saber aprovechar de forma adecuada.

Así que a partir de ahora cuando algún miembro de vuestra familia se lamente por tener acné ya sabéis que le podéis decir que eso significa que cuando sean más adultos seguirán teniendo un aspecto más joven. No es el secreto de la juventud eterna, pero se acerca.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz