Aceitunas y aceite de oliva ricos en polifenoles, protegen del colesterol malo

Las aceitunas y el aceite derivado de ellas, el de oliva, son dos fuentes primarias de los tan buscados polifenoles, sustancias antioxidantes que protegen el corazón, y en especial, por ayudar a reducir el colesterol LDL o “malo” en sangre, un factor de riesgo de la aterosclerosis.

Esta relación ha sido avalada recientemente por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), no obstante, desde la misma entidad se ha advertido sobre el consumo de aceitunas en salmuera, la forma más extendida, ya que su alto contenido de sodio podría ser nocivo para quienes sufren de hipertensión.

Según ha evaluado la EFSA, el consumo de aceitunas -y de aceite de oliva- protege de la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (es decir, el colesterol comúnmente llamado “malo”), de su posterior acumulación y de la obstrucción y endurecimiento de las arterias como consecuencia.

Para arribar a estas conclusiones, la Asociación realizó un seguimiento de tres semanas para observar los efectos del consumo de polifenoles procedentes del aceite de oliva en la reducción de los marcadores de oxidación del colesterol LDL. La EFSA admitió así una relación causal entre ambos factores y la protección de estas sustancias antioxidantes en cuanto al colesterol malo y las arterias.

El argumento se extiende entonces a las aceitunas, la materia prima de este aceite.

Sin embargo, los autores destacaron que para que se produzca esta protección la dosis es esencial: el consumo de hidroxitirosol (principal polifenol presente en las aceitunas) y sus derivados debe ser de unos 5 mg. Esta cantidad es fácil de lograr si se incorpora el aceite de oliva a la alimentación diaria, siempre en consumo moderado. El mejor para optar, es el aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío o un oliva virgen extra.

Con respecto a las aceitunas, quizá sea más difícil alcanzar esta cantidad, ya que en proporción concentran menos antioxidantes por igualdad de peso que el aceite, pero también serán una opción válida, aunque, como se señaló, habrá que tener mayor cuidado, en especial, si se sufre de tensión arterial alta.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz