Accidente cerebrovascular, recuperación con juegos

Accidente cerebrovascular, rehabilitación

Cuando se produce un accidente cerebrovascular podemos entender que la persona que lo ha sufrido se ha encontrado ante una situación grave en cuanto a su salud. Este tipo de problema se produce en el momento en el cual una parte de nuestro cerebro deja de recibir sangre, lo que deriva en que la persona en cuestión tenga varios efectos secundarios que son fácilmente apreciables. Para detectar este tipo de ataque podemos fijarnos en que se produce dificultad para hablar y una caída en los músculos de la cara, lo que nos permite actuar rápidamente para llamar a un ambulancia. Pero después del accidente viene la parte complicada: la recuperación. Esto es más delicado de lo que se podría esperar, pero por suerte nuevos estudios continúan mejorando las técnicas que se utilizan en este proceso.

Accidente cerebrovascular, un nuevo estudio

Desde Canadá se ha llevado a cabo un estudio entre personas que han sufrido un accidente de tipo cerebrovascular, con el objetivo de concluir si es posible aprovechar otros métodos para la correcta recuperación de los pacientes. El interés principal era comprobar si las nuevas técnicas utilizadas en centros de rehabilitación, basadas en la tecnología, eran superiores en cuanto a efectividad en comparación a los métodos más clásicos. Para ello se dividió a los participantes en el estudio, un total de 141 personas que habían tenido un problema cerebrovascular de manera reciente, en dos grupos.

Uno de los grupos pasó a realizar actividades relacionadas con los juegos tradicionales, como el bingo o las cartas. Era el método tradicional, enfocado a llevar a que estos pacientes que han sufrido un problema en las manos o los brazos, pudieran moverse y ejercitarse en situaciones poco exigentes que les mantuvieran activos. El otro de los grupos pasó a usar los últimos avances tecnológicos, representados principalmente en el uso de sistemas de realidad virtual y en las consolas de videojuegos.

El segundo grupo no jugó a las cartas, sino que se puso en marcha para introducir la tecnología en su día a día. Lo que hicieron algunos de los pacientes fue utilizar headsets de realidad virtual que les permitieron vivir nuevas experiencias. En ellas no solo disfrutaron de estímulos visuales, sino que además tuvieron que usar sus manos para realizar distintos gestos que les permitieran interactuar con el mundo que tenían a su alrededor. Estas experiencias están llamadas a ser el futuro de la recuperación en todo tipo de pacientes, por lo que el estudio quería saber si en realidad había motivos para introducir estos recursos tecnológicos en un tipo de paciente que no está acostumbrado a estos recursos.

Accidente cerebrovascular y realidad virtual

Además de la realidad virtual se propuso a los pacientes del segundo grupo sesiones de juego con la consola Wii de Nintendo. Esta proporciona experiencias con las que los pacientes tienen que realizar movimientos de manos y brazos con la intención de controlar a los personajes que aparecen en pantalla. Son un tipo de juego que no implica ningún tipo de violencia ni de control excesivo, dado que se representan tareas de lo más simplificadas, como el lanzamiento de los bolos o el golpeo de una raqueta de tenis. El factor de diversión fue alto y como extra los pacientes tuvieron la posibilidad de mejorar su capacidad y recuperación, confirmándose que fue una buena idea entre quienes la pusieron a prueba.

¿Pero cuáles fueron los resultados?

Las habilidades motoras de los pacientes mostraron mejoras en los dos grupos al cabo de varias semanas de estudio. Tras un primer bloque de dos semanas se expandió el estudio a fin de comprobar cuáles eran los resultados a largo plazo. Después de un segundo bloque, en este caso de cuatro semanas, los resultados eran proporcionales y estaban equilibrados en ambos grupos. Esto significó que, aunque cada tipo de rehabilitación tiene sus propias ventajas, las dos ofrecen un aspecto positivo para los pacientes que necesitan toda la ayuda posible en este momento tan duro.

A lo que quieren llegar los responsables del estudio es a que no por ser algo nuevo tiene que resultar mejor que lo antiguo ni por ser más caro debe ser mejor. Quieren que se haga especial hincapié en que los centros de rehabilitación pueden confiar tanto en las nuevas tecnologías (realidad virtual, consola) como en las ideas clásicas (cartas, bingo, parchís) para conseguir que los pacientes vayan mejorando poco a poco. Al mismo tiempo esto implica que los pacientes podrían llegar a tener la capacidad de decidir cómo quieren disfrutar de sus semanas de recuperación. En todos los casos los pacientes llevaron a cabo otros ejercicios propios de estos procesos de rehabilitación y contaron el apoyo tanto de los profesionales de los centros de salud como de sus familiares. Todo ello forma una parte importante en los procesos de recuperación correspondientes a lo que resulta necesario cuando hemos sufrido un accidente cerebrovascular.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz