Abusar de las patatas fritas, snacks, galletas o cafe en el embarazo podría reducir el peso del bebé

No es la primera vez que se advierte sobre los riesgos de consumir alimentos cocidos que se hayan quemado o incluso sobre calentado durante el proceso: la acrilamida es un compuesto que –por reacción química– se crea en los alimentos durante el calentamiento a temperaturas mayores a los 100 grados centígrados.

Esto ocurre, sobre todo, en alimentos vegetales ricos en azúcares y pobres en proteínas durante su horneado o fritura, tales como las patatas o batatas.

En concreto, el mayor riesgo se encuentra ente aquellos alimentos ricos en hidratos de carbono y que cuentan con un aminoácido llamado asparragina, ya que son los más susceptibles de generar acrilamida al ser expuestos a altas temperaturas. Es decir, en la lista de riesgo se incluyen las patatas fritas, las patatas chips, y snacks de patata, pero también ciertas galletas, cereales, frutos secos, tostadas, productos de panadería, además del café y cacao.

Un nuevo estudio realizado por el Centro de Investigación de Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona y la Universidad de Estocolmo, en Suecia, ha concluido que un alto consumo de este tipo de alimentos con significativo contenido de acrilamida durante el embarazo causa un menor peso del bebé al nacer y una circunferencia menor de la cabeza de los recién nacidos.

Para la investigación, se averiguó sobre la dieta de 1.100 mujeres embarazadas en Dinamarca, Inglaterra, Grecia, Noruega y España, y se observó las características de los bebés al nacer.

De este modo, los científicos pudieron comprobar la diferencia entre las madres expuestas a altos niveles de acrilamida y las expuestas a niveles bajos sobre e peso de sus bebés: en promedio, según los datos recogidos del primer grupo, el peso puede ser de hasta 132 gramos menos y el tamaño de su cabeza de hasta 0,33 centímetros menor.

Este estudio confirma entonces una creciente preocupación mundial con respecto a los posibles efectos para la salud de la exposición alimentaria a la acrilamida, ya que certifica que esta sustancia atraviesa la placenta y, por lo tanto, existe un particular riesgo para la salud del feto.

La investigadora del CREAL Marie Pedersen ha recordado que “el peso al nacer está relacionado con numerosos efectos adversos para la salud en los primeros años de vida e incluso posteriormente, tales como estatura reducida, aumento de la incidencia de enfermedad cardiovascular, diabetes mellitus tipo 2 y osteoporosis“.

Pero aún más, según la investigadora, “la circunferencia de la cabeza es un indicador importante del crecimiento del cerebro y del desarrollo neurológico“.

finalmente, y según alertó el coordinador del estudio y director científico adjunto del CREAL, Manolis Kogevinas, “el efecto estimado del alto nivel de exposición a la acrilamida sobre el peso de un bebé al nacer es comparable al efecto adverso conocido del tabaquismo“.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz