5 elementos indispensables en tu botiquín de invierno

gripales
El invierno es una pesadilla para todas aquellas personas que tienen las defensas bajas, dado que las enfermedades son frecuentes e incluso un simple resfriado puede hacernos pasar unos días muy malos si no le ponemos remedio. Aunque tengamos un robusto organismo las posibilidades de que enfermemos al menos una vez son claras, motivo por el cual siempre tenemos que contar con un botiquín de invierno a mano que nos proporcione todo aquello que necesitamos para sobrevivir ante este tipo de situaciones.

¿Qué necesitamos exactamente? Lo primero son los antigripales, que nos van a venir como anillo al dedo cuando notemos que ya estemos enfermos y que necesitamos medicación para sobrepasar la enfermedad sin tantas molestias. No está de más que nos informemos de cómo funcionan los antigripales, dado que a veces hay muchos mitos en relación a esto y conviene aclararlos. Por ejemplo, muchas personas no saben que los antigripales son capaces de aliviar varios síntomas del resfriado a la vez, de este modo evitarás pasar varios días en la cama por culpa de un resfriado.

¿Quieres saber cómo puedes ahorrar espacio en tu botiquín de invierno? ¡Pues sigue leyendo y averigua todos los ingredientes que debe contener un antigripal para que no tengas el botiquín lleno de productos diferentes! ¡Mejor todo en uno!
Lo primero son los antihistamínicos, que se enfocan en luchar contra la histamina que se comienza a generar en nuestro organismo en el momento en el cual el cuerpo ha detectado la presencia de la enfermedad. La histamina deriva en que tengamos exceso de mocos, que estornudemos sin parar o que tengamos muchas lágrimas. Cuando nos tomamos los antihistamínicos lo que estamos haciendo es reducir esos factores y sentirnos mucho mejor.

No nos olvidemos de los analgésicos, que también incluyen en sus fórmulas antipiréticos para que luchemos contra los efectos secundarios que produce nuestro cuerpo cuando lucha contra un deben ser los antitusígenos, que serán los que nos ayuden a bloquear la tos. Porque la tos en pequeña medida puede no ser muy molesta, pero en grandes volúmenes y de forma seca podría llevar a que se nos irrite la tráquea y suframos mucho dolor. Si usamos antitusígenos cortaremos el progreso de la tos, aunque habrá que elegir bien para determinar contra qué tipo de tos luchamos.

A continuación, es fundamental que un antigripal contenga entre sus ingredientes un descongestionante, ya que nos ayuda a reducir la inflamación que se produce en la nariz y a ayudarnos a que eliminemos la congestión nasal. Con estos medicamentos podremos respirar mejor e ir recuperando poco a poco la normalidad para que no tengamos que estar sonándose cada dos por tres o tener problemas para respirar mientras dormimos.

Sin duda, la mejor opción es optar por un antigripal completo, que alivie eficazmente todos los síntomas del resfriado, ¡y no pases ni un solo día en la cama por culpa de un resfriado!

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz