24 de marzo: Día Mundial de la Tuberculosis

Hoy, 24 de marzo, se conmemora el Día Mundial de la Tuberculosis, una enfermedad infecciosa que suele estar infradiagnosticada y, casi podría decirse, olvidada. El lema escogido para este año es “Para que nuestra generación elimine la tuberculosis”, desafío que aún está bastante lejano, ya que tercio de la población mundial está infectado por el bacilo de Koch, el microorganismo causante de la mayoría de los casos.

Se trata de una enfermedad bacteriana infecciosa que, como se señaló, afecta a casi el 30 por ciento de la población mundial, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La elección del Día Mundial, 24 de marzo, no es casual, ya que corresponde al día en que el doctor Robert Koch identificó el microorganismo causante de la mayoría de los casos, hoy llamado “bacilo de Koch” en su honor. El hallazgo tuvo lugar en el año 1882.

Lo cierto es que al presente sigue habiendo muchos casos sin diagnosticar, ya que su detección no es fácil. Se sabe, sin embargo, que la presencia de esta enfermedad es desigual según zonas, y es más común en grandes ciudades y, dentro de ellas, en los barrios más desfavorecidos.

En Londres, por ejemplo, se registra una incidencia 44 nuevos casos al año por cada 100.000 habitantes, mientras que en el resto del Reino Unido la relación es de 10 nuevos diagnósticos por cada 100.000 habitantes.

En España, la incidencia sigue un patrón variable: se calcula en unos 15 nuevos casos para 100.000 personas, pero es mayor en ciertas zonas como en la comunidad de Galicia, que históricamente ha tenido una incidencia más alta, de 30 casos nuevos al año por la misma cantidad de habitantes. Barcelona, por su parte, como buena ciudad poblada, la proporción es de 21 casos por cada 100.000 habitantes.

Es una enfermedad que se transmite por vía respiratoria y que puede contraer cualquiera, en el metro o mientras pasea, aunque a nivel mundial afecta más a los países más asolados y los barrios más empobrecidos de las grandes ciudades, donde la incidencia puede ser del doble. Los más vulnerables al contagio son quienes tienen más factores de riesgo social, como la indigencia, el alcoholismo, la drogadicción o el VIH“, dijo al respecto Joan Caylà, responsable de Epidemiología de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB).

Suele darse en personas inmigrantes que viven en condiciones precarias, y que, por lo tanto, quedan mucho más vulnerables a la infección, o en los pobladores en general más desfavorecidos.

Finalmente, vale recordar: cualquier persona que tenga tos, fiebre y expectoración con sangre durante más de dos semanas deberá concurrir urgentemente a un médico, quien realizará las pruebas necesarias para detectar ésta u otra enfermedad. Luego del diagnóstico, se suele estudiar los contactos para detectar otros posibles afectados y evitar los brotes epidémicos.

Existen fármacos adecuados que, suministrados como corresponde, suelen ser muy efectivos y curar a la persona afectada en unos seis meses, aunque dependerá de cada caso en particular.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz